La evaluación consta de una serie de entrevistas y de pruebas psicodiagnósticas (test psicológicos) destinadas a poder valorar la situación psicológica de una persona y realizar un diagnóstico diferencial.

Motivos por los que solicitar una evaluación psicodiagnóstica

Este tipo de evaluación termina con una valoración del profesional que puede verse reflejada en un informe psicológico si fuera necesario. Son muchos los motivos por los que solicitar este recurso pero aquí destacamos las finalidades más comunes de esta evaluación:

  • La presentación de informes judiciales o académico-laborales (baja laboral, demostración de contingencia laboral, cambio de turno de trabajo, procesos de custodia, derivación a aulas de Pedagogía Terapéutica-PT…)
  • Para obtener un diagnóstico sobre inteligencia, personalidad o problemas de conducta.
  • En algunos casos, para valorar la necesidad de iniciar una terapia.

Objetivos de la evaluación psicodiagnóstica

La evaluación tiene como objetivo el diagnóstico sobre si determinados comportamientos, actitudes o aptitudes son normales o patológicos. Por medio de entrevistas y de la realización de pruebas psicodiagnósticas se obtiene la información necesaria para que un experto la analice posteriormente y realice una valoración.

Los informes psicológicos se emiten a petición expresa del paciente.

La evaluación termina siempre con una devolución de resultados: el profesional debe transmitir toda la información obtenida en las pruebas y aportar una valoración psicológica.

Podemos compararlo con el momento en que acudimos al médico de cabecera para que nos dé los resultados de una analítica: no basta con saber que cierto valor está por encima o por debajo de lo esperado, sino que debemos salir de la consulta entendiendo qué debemos hacer con dichos resultados. ¿Necesitamos cambiar la alimentación? ¿Tomar medicación? El objetivo final de la evaluación psicodiagnóstica es esa valoración y orientación profesional con perspectiva psicológica.

A tener en cuenta

La realización de una evaluación psicodiagnóstica tiene que tener un motivo y un objetivo claro. Igual que no nos hacemos análisis de sangre sin motivo o sin prescripción médica, este tipo de evaluación debe estar justificada. No es necesario someterse a pruebas por la mera curiosidad de saber más sobre nosotros mismos.
Si quieres conocerte mejor, entender por qué te comportas de determinada manera o saber cómo profundizar en la imagen que tienes de ti mismo, es recomendable que valores iniciar una terapia individual.

HORARIO

Lunes – Viernes

09:00 – 21:00

Calle de Cartagena, 80 – 1ºD | 28028 Madrid

Teléfono 686 57 47 56 / 652 31 56 07